Problemas actuales del derecho urbanístico en un mundo global. El ejemplo de Cataluña.

Cataluña derecho urbanístico plan cerdà

Problemas actuales del derecho urbanístico en un mundo global.

El ejemplo de Cataluña.

JOAN MANUEL TRAYTER JIMÉNEZ

Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Girona

 

SUMARIO

  1. Planteamiento
  2. El Derecho urbanístico: evolución histórica. El Derecho urbanístico, como rama del derecho administrativo que nace tardíamente. Especial referencia a Cataluña.
  3. La Constitución y el Estado de Autonomía de 1979.
    1.  Cuestiones materiales.
    2. La distribución de competencias.
  4. Los Estatutos de autonomía de segunda generación. Los nuevos problemas de las ciudades (inmigración, vivienda, cambio de uso del suelo).
    1. El actual marco normativo.
    2. El urbanismo social.
    3. El urbanismo ambiental: la protección del medio ambiente mediante técnicas urbanísticas.
    4. El control del urbanismo.
  5. El urbanismo en Italia, Francia e Inglaterra. Algunas preocupaciones actuales en el Derecho comparado.
  6. Bibliografía.

 

1. PLANTEAMIENTO

Con el fin de diseñar una nueva forma de abordar la organización del espacio en las ciudades, un ingeniero catalán, Ildefons Cerdà (1815-1876), recurrió a un neologismo formado a partir del latín «urbs» construyendo su «teoría general de la urbanización» que fue plasmada en 1867 y que constituye el primer tratado del mundo sobre la materia. Rápidamente, se acuñó el término urbanismo que, en base a esa obra, abordaría con sustantividad propia los problemas que la era industrial planteaba a la ciudad del antiguo régimen. Ese concepto pasa a la legislación francesa («urbanisme»), a la italiana («l’urbanística») y permite que el verbo urbanizar, es decir, ordenar la ciudad desplace a circunloquios que hasta entonces se habían empleado, en particular, «la construcción o edificación de la ciudad» para referirse a lo que hoy denominamos urbanismo.

Pese a este genial personaje, al que el poder no se lo puso fácil y que tuvo que luchar contra los prejuicios de la sociedad de su época, no sólo le debemos la configuración del ensanche de muchas grandes ciudades. También sienta los fundamentos para el establecimiento de los actuales instrumentos legales y conceptos como «viabilidad», «zonas de uso público» (es decir, las calles y las plazas) y de «uso particular» (esto es manzanas y viviendas) y pone los mimbres de lo que en la actualidad es la moderna ordenación del territorio: Donde hemos de pasar nuestras vidas, la ciudad, «no puede estar separada del campo que ha de proporcionar los medios para mantenerla».

Esta perspectiva integradora entre el hombre y el territorio donde desarrolla su vida, de la que Cerdà fue precursor, ha sido objeto de estudio desde la sociología, la arquitectura, la sanidad, la ecología, la economía, el derecho y, todo ello, debe coordinarse y articularse.

El urbanismo, en la actualidad, es un conjunto de reglas que, desde una visión global, regula todos los aspectos de la relación entre el hombre y el medio en el que se desenvuelve. Asimismo, el Derecho Urbanístico, a día de hoy, constituye una importante parte del Derecho Administrativo que comprende un compendio de normas a través de las que se regula la ordenación del territorio, la propia urbe (la ciudad) y la vivienda. En esa línea, incluye un conjunto de reglas protectoras del medio ambiente que, a su vez, sirven para controlar y regular el proceso urbanizador: el denominado urbanismo ambiental.

2.DERECHO URBANÍSTICO: EVOLUCIÓN HISTÓRICA. EL DERECHO URBANÍSTICO, COMO RAMA DEL DERECHO ADMINISTRATIVO QUE NACE TARDÍAMENTE. ESPECIAL REFERENCIA A CATALUÑA.

Tras unas décadas de constitucionalismo, son las ordenanzas municipales sobre policía urbana y rural los cuerpos normativos que, de forma caótica y fragmentada, regulan algunas cuestiones urbanísticas. Así, la Ordenanza de Barcelona de 11 de noviembre de 1856 sistematiza temas tan importantes como la necesidad de someter todo nuevo edificio que se proyecte al plan de alineaciones aprobado por la municipalidad, estableciendo previsiones sobre la instalación de calderas de vapor, así como regulando un conjunto de temas de policía urbana (riesgo de incendios, mercados, tiendas, transportes), normas que deberán observarse para la construcción de nuevos barrios o fuera del recinto de la ciudad. Con ello, si bien se superaba la concepción de la ciudad medieval, separada de su entorno por una muralla defensiva cuyas puertas se cerraban al caer el sol, no se llegaba a conseguir todavía un «corpus» jurídico urbanístico. esta idea, tal como explica el profesor Martí Bassols Coma se completaría con el levantamiento de los planos geométricos de las ciudades, la representación cartográfica de calles, plazas y perímetro de población, tanto presente como futura. El ensamble de estos dos instrumentos (ordenanzas y planos) […]